viernes, 22 de enero de 2016

Mitología Uru es reflejada en trajes folklóricos del Carnaval de Oruro

La mitología sobre las cuatro plagas que fueron enviadas al pueblo Uru por el maléfico Huari, inspiran a los bordadores para la confección de trajes folklóricos que los devotos lucen el Sábado de Peregrinación y Domingo de Carnaval.

En los disfraces la danza de la diablada, es donde más se refleja las cuatro plagas, que son el sapo, la víbora, las hormigas y el lagarto; aunque también otros conjuntos utilizan este tipo de figuras para resaltar la mitología andina. Los bordadores hábilmente utilizan las lentejuelas, hilo y piedras para diseñar figuras de las cuatro plagas, que también en algunos casos están en las caretas. Según la leyenda el surgimiento de las cuatro plagas sería uno de los orígenes para el Carnaval de Oruro. Cuenta la historia que la Virgen del Socavón, conocida como la Ñusta, salvó a la tierra de los Urus, hoy ciudad de Oruro, de las cuatro plagas que ingresaron y pretendían acabar con la población.

En agradecimiento a esta acción, los Urus comenzaron a bailar en honor a ella. La leyenda relata que Huari, envió plagas destructoras a la población de los Urus, en primera instancia una serpiente gigante de la zona Sur, a la cual la Ñusta le cortó la cabeza con una espada, petrificando al animal.

La segunda plaga ingresó por el sector Norte, era un sapo gigante al que la joven desde lo alto del cerro, hizo girar su cabeza con una honda al aire, provocando que se convierta en una piedra.

La destrucción de estas cuatro plagas no detuvo a Huari y aún más furioso mandó desde la zona Este por el sector del Cala Cala otra plaga, un lagarto que azotaba con su enorme cola, todo lo que encontraba a su paso, al ver esto la Ñusta dividió el cuerpo del animal, se dice que de su cabeza brotaba sangre y por eso se formó la laguna en este lugar, y la cola quedo petrificada en lo que actualmente es el cerro del Calvario de esta población. De su boca salieron millones de hormigas, las cuales fueron convertidas en montículos de arena, así la Ñusta derrotó definitivamente a Huari.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada