domingo, 19 de marzo de 2017

El Carnaval nuestro de cada año


Entrada folklórica de Sábado de Carnaval o Peregrinación en Honor a la Virgen del Socavón, estrella de la mañana, nuestra Kachamoza, patrona de los mineros, hecho cultural devocional que genera un cúmulo de sentimientos que deponen valores por egoísmos, caprichos, resentimientos, ambiciones, todo supuestamente a nombre de nuestra Virgen morena, a cuya imagen se arriba para entonar a "Vuestros pies Madre, llega un infeliz cargado de angustias y de penas mil", postrado de rodillas en demostración de arrepentimiento y agradecimiento.

Seis meses de planificación, seis meses de evaluación, sinónimo de organización, de una obra de cultura tradicional y popular con intangibilidad, interculturalidad, globalización, para muchos mercantilización de fe y pérdida de valores.

Obra maestra, víctima no solo de plagio externo, sino de falso protagonismo de personajes que por justa e injusta razón, fueron excluidos, generando actitudes de resentimiento, soslayando "que los hombres pasan y las instituciones quedan".

¿De qué vale visitar el Santuario del Socavón, para golpearse el pecho y luego hacer daño a diestra y siniestra, sin darnos cuenta, que solo dañamos el prestigio de la Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad?

Con las primeras luces del Sábado 25 de Febrero, después de la tradicional verbena efectuada a los pies del monumento al "Jacha Flores", los estantes y habitantes que arriban a la ciudad de Oruro, despiertan para ser testigos de un nuevo milagro, atrás quedó la frustración del 2016 y el bendito bloqueo de transportistas, atrás quedó malentendidos internos de organización de gestores, cultores y actores, por la entusiasta y dinámica transformación de sentimiento hecho devoción, que depone confrontaciones, lagrimas, ofensas o el costoso costo de participación y elaboración de trajes, lo importante, es ser parte protagónica del peregrinaje y llegar a los pies de la Morenita del Socavón, aunque sea la única vez que se la visita, en los 365 días del año, el hecho es llegar a su altar, el Sábado de Peregrinación, no importa haber desplazado al prójimo o cómo se consiguió el dinero para participar, el hecho era llegar al Socavón y ser parte del milagro.

Los primeros rayos del sol, anunciaban una grata jornada de Sábado de Peregrinación, los arpegios musicales de la Auténtica, la Diablada centenaria, anunciaban el inicio de la Obra Maestra, inicio que se retrasó por la demora en la llegada de la primera autoridad de cultura del Estado Plurinacional al punto de partida.

El recorrido de peregrinación, se convierte en escenario de encuentro de un público que arriba anualmente al Carnaval de Oruro por sus varios títulos obtenidos y porque al fin y al cabo llegan por devoción o diversión al mejor Carnaval de Mundo.

18 especialidades de danza, 52 conjuntos, exponiendo diseño y confección de hábiles artesanos, acompañamiento de algo más de 180 bandas de música con instrumentos de bronce, confirman la reedición de colorido, alegría, lujo y devoción de la Obra Maestra.

Pero nadie contó con el capricho de la naturaleza y del malsano sentimiento de personas que promovían críticas picantes por páginas sociales, amplificando el más mínimo error, como tratando de acabar y defenestrar a cualquier costo a los organizadores, sin darse cuenta que el daño no se hace a las personas, sino al prestigio del Patrimonio, publicando a diestra y siniestra críticas ácidas, sin importar que lo que se publica se multiplica a nivel internacional.

De qué vale el esfuerzo de medios de comunicación, como el efectuado por WKM de Víctor Hugo Irahola y su equipo al expresar la belleza de la Peregrinación o las ediciones del Matutino LA PATRIA, reflejando imágenes del hecho, de qué vale el esfuerzo desarrollado por peregrinos devotos para demostrar la magnificencia del espectáculo del Sábado de Peregrinación por BTV, al mundo, de buena labor técnica, cuyo relato, como alguien comentó, parecía más fúnebre que del Carnaval de Oruro, por falta de emotividad, lejos del relato de transmisión de Canal 13 RTVU (Domingo de Carnaval) o de Radio Tv Show (Último Convite).

Acciones por demás encomiables, las cuales fueron desplazadas por críticas internas que no se dejaron esperar, calificando al Carnaval 2017 de nefasto, vergonzoso y otros calificativos, señalando al Comité Organizador, como culpable de la atrocidad suscitada, críticas que NO solo desprestigian a las personas, sino al propio Carnaval de Oruro, nuestro Patrimonio, soslayando el fenómeno natural de lluvia y tormenta, sus dificultades, la acumulación de basura, en la ruta y adyacentes, el problema de alcantarillado y el consumo de bebidas, estimulado por el flujo turístico itinerante de algo más de 450.000 espectadores y visitantes, desde la noche del viernes al domingo por la noche de Carnaval, que llegan de los cuatro puntos cardinales del mundo, así no acepte la hotelería, quienes hacen su "carnaval" con sus benditos combos y los partes diarios, que dejan mucho que desear.

Pregunto: ¿A qué se debe, que al requerir hospedaje la noche del viernes de Carnaval, la respuesta es "todo está copado", será para jugar con la oferta y demanda y subir costos?, ni qué se diga del transporte y la gastronomía, todos sacan ventaja, menos el devoto danzarín o actor del hecho cultural.

Todos se rasgan las vestiduras, cuando se sabe del patrocinio oficial del evento, por una empresa cervecera, pero ¿quién propone algún nombre de una empresa capaz de patrocinar el carnaval?

¿Quién habla del abuso gremial paceño de maquillistas que se apostan en el Parque de la Unión y no dejan trabajar a gente orureña o de otros lugares, que no está registradas en su gremio?, la excesiva comercialización de bebidas alcohólicas de dudoso proceder, ¿quién autoriza los precios de combos carnavaleros donde se oferta espacios desde Bs. 600 a 1.200?

Claro, esos temas nadie quiere tocar, se criticó al secretario de Culturas del Gobierno Autónomo Municipal de Oruro (GAMO) que aparte de ser autoridad, es dirigente de una institución, se critica que algunos dirigentes porque bailan en sus conjuntos, pero no se analiza: que el problema origina el público (jóvenes de ambos sexos) que llegan para el Carnaval, en busca de transgredir el orden establecido, asumiendo comportamientos que empañan el evento e influyen en actores, desluciendo el espectáculo, el cual es criticado por propios y extraños, quienes en el rol de defensores del Carnaval de Oruro, soslayan que al criticar, reitero: no dañan a personas o instituciones sino desprestigian el Titulo de Obra Maestra del Patrimonio Oral e intangible de la Humanidad.

Este año se vio afectada, nada más y nada menos por fotografías publicadas en la página oficial del Santuario del Socavón, alguien comentó, que quien "colgó" esas imágenes es un sacerdote peruano, publicación con imágenes tomadas en el Santuario, no de este año, sino de otros años y otros eventos, material, que desprestigia a la mayoría de actores devotos que pasan de rodillas a los pies de nuestra Virgencita del Socavón por la actitud inadaptada de unos cuantos.

Por más que el diablo ande suelto en Carnaval o el desenfreno trate de imponerse a la devoción, tratemos de asumir una posición, no cómplice, sino de defensa, preservación y salvaguarda del Carnaval de Oruro de cada año, que NO necesita promoción interna, sino concienciación externa, que su esencia es la fe a la Virgen del Socavón, recordando que cualquier diablódromo que se construya y no llegue a sus pies, desvirtuará su festividad religiosa de fe y devoción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada