sábado, 20 de febrero de 2016

Manos de oro

El Carnaval de Oruro, Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad no termina con la fiesta de Tentaciones. Como en ningún otro lugar del mundo, se extiende una semana más y concluye recién con la entrada de los bordadores en arte nativo.

Este gremio está situado en la calle La Paz y sus alrededores, allí nacen las ideas más creativas para convertirse en hermosos trajes de diablos, morenos, tobas, caporales y muchos otros personajes de las distintas especialidades de danza de la Obra Maestra.

Muchos de ellos son la quinta generación de bordadores que le dan vida al Carnaval de Oruro. Su trabajo se inicia en muchos de los casos en marzo y termina unos días antes de la entrada del Sábado de Peregrinación.

Cada traje, cada bordado, cada careta es realizada con delicadeza y minuciosidad, toda esa labor es a mano, en ellas está el talento que Dios les dio, para convertirlas en "manos de oro".

Su talento innato y transmitido consanguíneamente origina que propios y extraños admiren esas verdaderas obras de arte. Hilo Milán, cartón, agujas, hilos de colores, perlas, lentejuelas, apliques se unen sin remedio alguno en un bastidor para dar forma a las más inimaginables creaciones.

Cuando todo ese trabajo termina, viene la celebración, es su fiesta dedicada con amor y devoción a la Virgen Morena del Socavón, a quien le rinden culto no solo con su labor, sino también con su danza, que en teoría, debía ponerse de manifiesto este sábado, sin embargo, como tan importante es lo político en Bolivia, pospusieron la celebración para el sábado 27 de febrero.

La fiesta de los bordadores es muy particular y sigue una serie de tradiciones, como por ejemplo, los que se atrasan son castigados con la Ley del Achachi que consiste en darles un par de latigazos y para reivindicarse deben pagar la sanción con cerveza.

Otra práctica de ellos es el Alba, se efectúa el domingo en la madrugada posterior a la entrada. Las bandas de música tocan al contrapunteo y todos bailan felices al llegar los primeros rayos del astro rey.

Esta tradición, es decir, la entrada de los bordadores está muy arraigada al Carnaval de Oruro y representa el cierre de las actividades, con broche de oro. Así es la riqueza de la Alta Tierra de los Urus, única y maravillosa.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada